ROSES PUEBLO




 Roses se ubica en el Alt Empurdà, casi tocando a Francia y en la popular Costa Brava en la Comunidad Autónoma de Cataluña. Al norte del Golfo de Rosas y al sur del cabo de Creus, es un lugar turístico que presume de excelentes playas, parajes de película y una potente ofertas de infraestructuras hoteleras.

La costa de este municipio engloba un gran número de calas que han servido de escenario de importantes acontecimientos y que cada año disfrutan mayor número de turistas llegados de todas las partes del mundo. Entre sus calas más conocidas nombraremos la de Canyelles Petites,
 L'Almadrava, Cap Norfeu, Punta Falconera, Jóncols y Montjoi.

Actualmente su principal motor es el turismo, el cual, ha sido impulsado no solo por la gran hospitalidad de la gente o por la promoción que se ha venido haciendo, sino también por la gran cantidad de sitios que se pueden encontrar a lo largo del municipio para diversión de los visitantes y a la construcción de nueva infraestructura destinada exclusivamente al turismo.
 

DOLMEN MEGALÍTICO

 



Un dolmen, que en bretón quiere decir ‘mesa grande de piedra’, es una construcción megalítica consistente, generalmente, en varias losas clavadas en la tierra en posición vertical y una o más losas, a modo de cubierta, apoyadas sobre ellas en posición


Dícese de los monumentos construidos con megalitos o grandes piedras, especialmente de los prehistóricos. 

El monumento megalítico, primer esbozo de arquitectura, es también el primer signo de la voluntad y de la capacidad del ser humano de construir con la preocupación de la durabilidad. El dolmen es un monumento funerario, una especie de panteón en el que un grupo humano, entierra a sus muertos.

 

LAS MURALLAS

 



La Ciudadela de Rosas es el recinto amurallado que antiguamente protegía la ciudad de Rosas (provincia de Gerona, Cataluña, España), fundada como una colonia griega con el nombre de Rode en el golfo de Rosas (el extremo nororiental de la costa española). 

A pesar de la similitud fonética, no está demostrada la identificación de ese nombre con el de la isla griega de Rodas, ni la condición de rodios de los griegos que fundaron esta colonia. 

Tampoco la época de su fundación, que las fuentes literarias sitúan en el siglo VIII a. C., mientras que las fuentes arqueológicas vinculan con la cercana Emporion (Ampurias) no antes del siglo V a. C.
 
También el culto a Artemisa asocia a ambas colonias. No obstante, las dracmas acuñadas en Rode en torno al 400 a. C. (con la grafía ΡΟΔΗΤΩΝ)  difieren de los de Emporion o Massalia (Marsella) y se asemejan a la tipología monetaria rodia. 

Actualmente, lo que se puede apreciar desde el exterior es la reforma ordenada por el rey Carlos I en el año 1543, cuando visitó la ciudad, a fin de protegerla de ataques piratas y de los franceses.